top of page

La Experiencia del Empleado: Clave del Éxito Organizacional

Actualizado: hace 2 días



En el entorno laboral contemporáneo, la experiencia del empleado (EX) se ha convertido en una moneda de cambio fundamental para el éxito y la sustentabilidad de las organizaciones. La EX no solo comprende los beneficios tangibles que una empresa puede ofrecer, sino que engloba todos los aspectos del viaje de un empleado dentro de la empresa, desde el reclutamiento hasta su salida o jubilación.

Cómo gestionar la EX para el alineamiento organizacional

Para que la EX sea efectiva, es esencial gestionar adecuadamente los diferentes contextos que influyen en ella, tales como la cultura de la empresa, el ambiente de trabajo y las oportunidades de desarrollo profesional. Es crucial que la estrategia de EX esté alineada con la visión y misión de la organización, fomentando un compromiso organizacional hacia la EX y entendiendo la relación entre la experiencia del empleado y la del cliente (CX).

Estructura de gobierno para la EX

Una estructura de gobierno de alto nivel es indispensable para supervisar y dirigir las iniciativas de EX. Esta estructura debe incluir un grupo central EX, compuesto por un gerente de programa, líder de tecnología y propietarios de productos, así como un patrocinador ejecutivo y un grupo directivo. Además, es fundamental la colaboración entre diferentes áreas como TI, Legal, Comunicaciones, Cambio Organizacional y Analítica de Personas. Asimismo, los servicios de RRHH, operaciones de RRHH y los campeones de áreas de negocio juegan un papel crucial en la entrega de la EX.

Propiedad y responsabilidad del programa EX

La propiedad del programa EX no debe recaer únicamente en el departamento de RRHH. Todos los líderes y gerentes deben ser responsables de la experiencia y el desarrollo de los empleados. Se debe buscar democratizar la retroalimentación para empoderar a cada líder y generar soluciones para su departamento y equipo.

Del compromiso a la experiencia

Los cambios en la fuerza laboral global exigen un enfoque en la experiencia del empleado más que en su compromiso. Esto se refleja en tendencias como la mayor movilidad laboral, la conectividad, la competencia global y las evolucionadas expectativas de los empleados. Las organizaciones necesitan rediseñar su estructura para adaptarse a estas tendencias y ofrecer una experiencia de clase mundial que no solo retenga talento, sino que también lo atraiga.

Conclusión

La experiencia del empleado es el motor que puede llevar a una organización del estancamiento a la prosperidad. Una estrategia bien gestionada de EX, respaldada por una estructura de gobierno sólida y la participación de toda la empresa, puede resultar en un entorno de trabajo en el que todos quieran ser parte. Las organizaciones que comprenden y actúan sobre la importancia de la EX verán mejoras significativas en la satisfacción y productividad de sus empleados, lo cual se traducirá en un éxito sostenido en el mercado actual.

0 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page